1.Introducción a la cefalea en racimos

  1. INTRODUCCIÓN A LA CEFALEA EN RACIMOS.

 La cefalea supone uno de los motivos de consulta médica más habitual tanto en urgencias como en asistencia primaria o especializada y sin duda alguna es uno de los problemas con mayor repercusión en la persona que la padece, tanto por el sufrimiento que comporta por el dolor  como por las enormes implicaciones sanitarias, sociales y  laborales que conllevan. Además provoca un importante elevado coste clínico derivado de gastos directos e indirectos.

La cefalea en racimos o cefalea de Horton, es una cefalea primaria (la tercera de cuatro) tipo “cluster” (agrupada, en cúmulos o racimos).  Es un tipo relativamente raro de cefalea que se presenta en forma de ataques y cuya severidad le ha dado el nombre de “dolor de cabeza suicida”. Se considera que es uno de los dolores más intensos que puede sufrir el ser humano sin perder la consciencia.

Como se ha dicho anteriormente, la Cefalea en racimos es el nombre dado a un síndrome específico de dolor de cabeza, en el que la dolencia se produce en grupos o racimos. A lo largo del tiempo, ésta ha sido conocida por distintos nombres, desde los escritos de Nicolaes Tulp en el siglo XVII, así como en los de Willis en 1.671. En 1.878 Eulenberg hace la primera descripción completa. Horton en 1.93;  Ekbom en 1.947 describe su carácter periódico y Kunkle en 1.952 la denomina “Cluster headache” (arracimamiento).

Hasta hace pocos años en el ámbito médico era  una patología bastante desconocida, con lo cual los avances neuro-científicos que actualmente estudian dicha enfermedad se encuentran en pleno proceso evolutivo. Debido a ello, el paciente suele tardar en ser diagnosticado. Por otra parte es muy común en la fase aguda ser confundida con otro tipo de cefalea en la que el tratamiento es totalmente ineficaz y también con sinusitis o patologías dentales. En conclusión, los pacientes no reciben el tratamiento adecuado, o lo reciben demasiado tarde.

 Prevalencia e incidencia. 

Hasta ahora hay pocos estudios epidemiológicos en el mundo. La investigación más reciente establece una prevalencia de 56 por 100.000 (95% de intervalo de confianza), otros estudios dan el 0.09 % (Ekbon 1978, estudio en reclutas suecos), el 0.4% (Kudrow, 1987).La incidencia se estima en 9,8 por 100.000 anual, es decir, un caso por cada 25 jaquecas.

Es más frecuente en hombres que en mujeres, en distintos estudio varía de 3:1 a 7:1. Cuando se presenta en mujeres, en la mayoría de los casos presentan síntomas de forma atípica, pueden cesar durante el embarazo y reaparecer en cuanto sucede el parto. La edad de inicio es entre los 20 y 40 años (27 – 31 pero se puede dar la aparición hasta los 80 años), unos 10 años más tarde que la migraña. También se ha reportado casos excepcionales en niños de muy corta edad con una proporción de casos familiares en torno al 10%.

Hay más predisposición familiar en las mujeres: de 200 mujeres, 14 (12%) tenía antecedentes familiares en primer grado. Refieren como características una fascies leonina (rasgos marcados), síndrome león – ratón (Pero no hay una confirmación de estos rasgos físicos ni los psicológicos) y coexistencia de migraña, H.T.A, dislipidemia y cardiopatía isquémica. La cefalea de Horton es familiar en sólo 2 – 6% de los casos.

Volver al Indice