13.El sufrimiento de los familiares y personas cercanas .

13 EL SUFRIMIENTO DE LOS FAMILIARES Y PERSONAS CERCANAS

 

Una cefalea en racimos en uno de los miembros de la familia, provoca reacciones diferentes en los distintos miembros de la misma.
Pueden surgir sentimientos de protección, compasión y necesidad de ayudar al enfermo o enojo y resentimiento contra la vida,  la suerte o el enfermo mismo.
En este último caso, generalmente dicho coraje va acompañado de culpa y auto recriminaciones.
Además, la tensión y el cansancio pueden ser constantes en los familiares cercanos.
Esto genera problemas con el enfermo, aumentando el malestar emocional y físico de este último.

Una enfermedad crónica está casi siempre presente en quien la vive afecta sus sentimientos, pensamientos y conductas. Por lo tanto repercute en sus relaciones ya sea en la frecuencia de las mismas o en su calidad.
Por otro lado, tratar con una persona que tiene una cefalea en racimos, afecta a quienes conviven con ella, las personas pueden evitar al enfermo, tenerle poca paciencia o compadecerlo, fomentando, inconscientemente, su incapacidad y autocompasión, un mal manejo de la sociedad y de los amigos, puede ayudar a la disminución de la autoestima del enfermo.

Para la pareja se hace muy difícil no poder labrar un futuro marcado por una enfermedad, donde en cada plan que se realiza depende de una constate llamada cefalea en racimos y la cual es capaz de modificar todos los planes que se realizan a largo plazo, pudiendo romperse la relación empeorando el estado psicológico del paciente.

Para la familia el sufrimiento de un ser querido y la impotencia de no poder hacer nada ante tanto sufrimiento se hace muy duro y el enfermo se da cuenta que es conveniente que no le vean sufrir intentando evitarles ese sufrimiento.

Volver al Indice