17.El paciente ante la seguridad social.

17 EL PACIENTE ANTE LA SEGURIDAD SOCIAL 

La validación de la cefalea en racimos como una alteración incapacitante es esencial para establecer una relación médico-paciente. A menudo, pacientes que sufren esta enfermedad han sido erróneamente diagnosticados de sinusitis aguda o, aún peor, un problema psicológico. El paciente necesita entender las teorías básicas relativas a los mecanismos del periodo del racimo y los factores desencadenantes de los episodios agudos.

Revisando los principales factores desencadenantes del racimo, especialmente el alcohol, el paciente puede ver formas de prevenir la cefalea en racimos, en lugar de sentirse víctima de ella. Para el paciente es de fundamental importancia la creencia de que la cefalea en racimos es controlable, sino una alteración curable.
El paciente necesita ayuda para formular expectativas realistas. Aunque la mayoría de los ataques pueden prevenirse y tratarse cuando se producen, la medicación no alivia el periodo del racimo. Por tanto, es importante enseñar al paciente que cuando comienzan los periodos del racimo, necesitan buscar tratamiento pronto, para que los ataques puedan ser controlados y los comportamientos anticipatorios aliviados. Es importante incluir a los miembros de la familia en estas conversaciones cuando sea posible.

Varios puntos son obligatorios por parte de la Seguridad Social para hacer más llevadera la enfermedad por el paciente.   

  1. Que todos los médicos dispongan de la información necesaria para tratar la enfermedad.
  2. Que tanto los enfermos crónicos como episódicos dispongan de oxígeno para abortar las crisis.
  3. Que los tratamientos abortivos como preventivos sean más asequibles económicamente.
  4. Que prevalezca la mejoría del paciente ante los intereses económicos de los laboratorios.
  5. Mayor número de especialistas en este campo y menos tiempo de espera ante las crisis.

 

 Volver al Indice