3.Clasificación de las cefaleas en racimos.

3.CLASIFICACIÓN.

Se puede distinguir cuatro formas de cefalea de Horton o cefalea en racimos. La duración de las fases activas define la clasificación. No se puede pensar que una variedad persistirá indefinidamente, en un 15% a 20% cambiara la fase evolutiva de la enfermedad, y una variedad crónica pasa a ser episódica y viceversa. 

3.1 Un tipo EPISÓDICO, con ataques frecuentes (“clusters”) durante algunas semanas o meses (3/4 partes de 1 a 2 meses, 1/10 parte más de tres meses), con períodos libres de ataques por semanas, meses o años. La mayoría de los pacientes (cerca del 80% al 90%) padece este tipo de dolencia, de ahí el nombre de la patología.

En cuanto a las fases inactivas, en la cuarta parte de los casos hay un racimo por año, en la mitad de los casos la fase inactiva dura 2 años, en el 15% dura más de tres años y en un 10% hasta más de 5 años. 
3.2  Un tipo CRÓNICO sin períodos libres de ataques, en que los pacientes casi cada día sufren ataques durante al menos seis meses, y con una ausencia de ellos de no más de dos semanas seguidas. Alrededor del 10 al 20% de los pacientes sufren esta forma crónica. En la práctica, tales ataques parecen ser más difíciles de tratar, puesto que responden con menos éxito a los medicamento. 

3.3 CRÓNICA SECUNDARIA Ó COMBINADA cuando la forma crónica va precedida de una forma episódica, o se alternan fases episódicas y crónicas. 

3.4 CEFALEA EN RACIMOS “PLUS”, que tiene dos subdivisiones:

a) cefalea en racimos – neuralgia trigeminal, se asocia a algias faciales similares a las de la neuralgia del trigémino, predomina ligeramente en la mujer, comienza como media a los 45 años, se trata con carbamazepina en dosis de 600 a 1.200 mgrs/día, junto con los tratamientos propuestos para la cefalea de Horton. Existen racimos con uno u otro tipo de dolor, o bien ambos dolores coinciden en el mismo racimo o en el mismo ataque, el ataque mixto, patognomónico. El dolor neurálgico y el ataque mixto se provocan durante las fases activas por las mismas maniobras que provocan el dolor en la neuralgia trigeminal. En la exploración puede existir una hipoestesia trigeminal y ptosis palpebral.

b) cefalea en racimos – jaqueca, en la que los ataques se asocian a un aura parecida a la de la jaqueca. Se trata de una sensación de hormigueo o de paresia persistente que precede o acompaña al dolor en el mismo lado del cuerpo. La exploración es normal, incluso durante el aura. La evolución de este tipo de cefalea de Horton es episódica.

3.5  CRITERIOS DE LA I.H.S. (International Headache Society).

A- Dolor severo orbitario, supraorbitario y/o temporal, de 15 a 180 minutos de duración sin tratamiento.

B- Cefalea asociada a por lo menos uno de los siguientes signos:
inyección conjuntival, lagrimeo, congestión nasal, rinorrea, sudoración facial y frontal, miosis, ptosis, edema palpebral.

C- Frecuencia desde una cada 48 horas, hasta 8 al día.

D- Al menos 5 ataques con características A y C.

E- Descartadas otras entidades por clínica y medios apropiados.

Forma episódica.

Los criterios A hasta E más: por lo menos dos períodos de cefaleas (acúmulos) con una duración de 7 días a 1 año (en pacientes no tratados), separados por períodos de remisión de al menos 15 días.

Forma crónica.

Los criterios A hasta E más: ausencia de remisiones durante un año o más, o que éstas duren menos de 15 días.

NOTA: Esta parte la quitaría. Me parece más lioso y repetir lo mismo. Seguro que hay muchas clasificaciones pero eligiendo una sola es mejor. Y la primera me parece más clara.

Para mi esta sería la primera parte. Se describe la CR, su origen, su desconocimiento cientiico y la importancia de su estudio. Ahora pasaría a una segunda parte donde se pormenorizan las explicaciones de la fisiopatología para que se entienda que ocurre en el organismo y servir de guía comprenderla. Es la base para poder encontrar un tratamiento eficaz.

Volver al  Indice