OXIGENO DOMICILIARIO PARA LA CR

El oxígeno puro al 100%, a alto flujo (15 litros por minuto) y suministrado con mascarilla, preferentemente cerrada total, o en su defecto, mascarilla con reservorio, ha demostrado ser el medicamento más eficaz e inocuo para abortar una crisis de Cefalea en racimos.21
Según nuestros datos, el 38% de los pacientes “diagnosticados” no tienen acceso al oxigeno domiciliario y el 20% solo lo ha probado de manera ocasional. El 17% lo ha recibido en urgencias y en ingresos hospitalarios.

El 83% de los pacientes que han recibido oxigeno consideran efectivo o muy efectivo su uso y tan solo el 21% lo tienen en su domicilio prescrito por la seguridad social.

Es muy importante señalar que debe ser en la mayoría de los casos en botella. Los concentradores eléctricos no suelen alcanzar el flujo necesario.

Es muy importante señalar que debe ser en la mayoría de los casos en botella. Los concentradores eléctricos no suelen alcanzar el flujo necesario.

El oxígeno debe estar en el domicilio y/o en el lugar de trabajo del paciente para poder suministrar de inmediato cuando aparece una crisis. Acudir a urgencia para recibir oxigeno cada vez que un paciente tiene una crisis no parece lo más adecuado (desplazamiento, tiempos de espera, etc.). Además, en la

mayoría de los hospitales no existe un triaje específico para la CR, que serviría también como prueba diagnóstica para aquellos pacientes que acudieran a urgencias con síntomas de estar sufriendo una crisis de CR.   22

  En el mes de octubre de 2013 iniciamos un proceso de análisis y consulta con las consejerías de sanidad de las comunidades autónomas motivado por la multitud de incidencias y solicitudes que recibimos habitualmente en relación con la obtención de oxígeno para la CR por parte de los pacientes. Es la pregunta más frecuente que nos realizan los pacientes a través de nuestro buzón de contacto en la web y que intentamos resolver caso a caso, lo que nos parece insuficiente.

  Detallamos a continuación las conclusiones a las que hemos llegado con las siguientes afirmaciones:

  • Ni a nivel estatal, ni autonómico, se tiene establecido un protocolo específico de oxigenoterapia para la CR.
  • En la mayoría de las comunidades autónomas es requisito necesario la derivación a neumología para obtener una prescripción valida.
  • La oxigenoterapia no está detallada como medicamento específico para la CR en la Agencia Estatal del Medicamento.
  • Y por último, en los pliegos de licitación de los proveedores de oxigeno tampoco está inventariada esta patología, y varias son las empresas especializadas que se niegan a suministrarnos el Oxigeno por no estar contemplado en sus acuerdos de servicio con la administración, aún con la receta de neumología.

   Hemos iniciado procesos encaminados a mejorar esta situación, y en alguna comunidad autónoma ya tienen redactados protocolos específicos donde pueda ser el neurólogo el que prescriba directamente este medicamento. Estos protocolos están a falta de la autorización de la Agencia Estatal del Medicamento y tenemos constancia de que se le han enviado informes favorables de diferentes actores (especialistas sanitarios y empresas suministradoras).

  Consideramos que cuantitativamente, las mejoras de estas situaciones producirían ahorros más que significativos en la prescripción de Triptanes, en la reiteración de consultas médicas en la búsqueda de alternativas y en constantes visitas a urgencias en muchos casos infructuosas. Cualitativamente se ahorría miles de horas de dolor y sufrimiento innecesario a los pacientes.