Tratamientos

Los tratamientos se dividen en TRES tipos:

Abortivos o de Rescate: Aquellos que sirven para eliminar el dolor en el menor tiempo posible cuando aparece la crisis.

De Transición: Un plan de choque de corto plazo que intenta que se acabe el racimo.

Preventivos: los que pretenden que desaparezca el racimo (brote de crisis) e intentan  evitar su reaparición.

IMPORTANTE.- Los analgésicos comunes utilizados habitualmente (AINES fundamentalmente, como son el Ibuprofeno o el Paracetamol entre otros muchos) no sirven para la CR y su uso excesivo puede ayudar a la cronificación de esta.

TRATAMIENTOS ABORTIVOS O DE RESCATE DE UNA CRISIS

Triptanes

Uno de los  medicamentos más eficaces para abortar una crisis de Cefalea en Racimos es el Sumatriptan inyectable  6 mg subcutáneo.

Es un medicamento de la familia de los “Triptanes” y en muchos de los casos consigue sus efectos en tan solo 15 minutos.

Los inconvenientes que presenta este medicamento son, por un lado su posología, que permite tan solo 2 inyectables diarios, por otro, su elevado precio y por último, que está contraindicado a pacientes con cardiopatías.11

Cabe destacar que el uso continuado o abusivo de este tipo de medicamentos puede ocasionar efectos secundarios no deseados.

NOTA INFORMATIVA.- Si tu farmacéutico te indica que su distribuidora dice no tener existencias, facilítale los datos del laboratorio responsable de su suministro en España: GlaxoSmithKline en España – Medicamento: Imigran@ inyectable. Teléfono  918075923  (exclusivo para farmacias)

Oxigeno

                El oxígeno puro al 100%, alto flujo (15 litros por minuto) suministrado con mascarilla preferentemente cerrada total, o en su defecto, mascarilla con reservorio, ha demostrado ser el medicamento más eficaz e inocuo para abortar una crisis de Cefalea en racimos.

                Es muy importante señalar que debe ser en la mayoría de los casos en botella. Los concentradores eléctricos no suelen alcanzar  el flujo necesario.

                El oxígeno debe estar en el domicilio del paciente para poder suministrar de inmediato cuando aparece una crisis. Acudir a urgencia para recibir oxigeno cada vez que un paciente tiene una crisis no parece  lo más adecuado 7(desplazamiento, tiempos de espera, etc.).

Solicita a tu neurólogo o a tu médico de familia que te lo receten. En la mayoría de  las  comunidades autónomas hay  que pasar por el neumólogo, con el informe del neurólogo para que te lo suministren.

                Desde Octubre de 2013 estamos trabajando con las diferentes autoridades sanitarias (estatales y autonómicas) para unificar criterios y así evitar demoras y falta de prescripción de este medicamento. Cualquier problema en este sentido, contacta con nosotros.

CONSEJOS DE USO.- Busca un lugar cómodo donde instalar la botella (dormitorio o sala).No te pongas la goma de la mascarilla para evitar quedarte dormido con ella , realiza respiraciones profundas e intenta mantener el oxígeno en los pulmones el mayor tiempo posible, espira lentamente y vuelve a realizar esta operación por un máximo de 20 minutos. Si no consigues abortar la crisis descansa 10 minutos y vuelve a realizar los pasos anteriores. Intenta concentrarte en la respiración y relajarte lo más posible (ya sabemos que no es fácil).

TRATAMIENTOS DE TRANSICION

Corticoides

Para la CR este es un medicamento de transición ya que su uso es de corta duración, y en muchos casos, de efectividad a los pocos días del inicio del tratamiento.

Según nuestros datos de encuesta, del total, recibieron tratamientos con corticoides un 65% y de estos el 47% (casi la mitad) consideró efectivo o muy efectivo su uso. El corticoide más habitual que se utiliza para la CR es la prednisona en comprimidos.9

Es recomendable que el tratamiento completo con prednisona se realice en un plazo máximo  de  3 semanas, ya que según indican varios profesionales, existen indicios razonables de que el uso prolongado (por meses) de corticoides pueden llegar a cronificar la enfermedad. Adicionalmente es recomendable espaciar en más de 6 meses la toma de un nuevo tratamiento con corticoides. El abuso y el uso prolongado de este tipo de medicamentos pueden ocasionar efectos secundarios a largo plazo de carácter irreversible.

Otra forma, menos habitual, es la aplicación de corticoides localmente y por una sola vez, como ocurre por ejemplo cuando se realiza un bloqueo de Arnold, que consiste en inyectar  directamente en el nervio occipital un combinado de corticoides y anestésicos específicos.

TRATAMIENTOS PREVENTIVOS A LARGO PLAZO

Verapamilo

   El Verapamilo es el medicamento de primera elección como preventivo para la CR.

   Pertenece a una clase de medicamentos llamados bloqueadores de los canales de calcio. Actúa rela10jando los vasos sanguíneos, de modo que el corazón no tenga que bombear con tanta fuerza. También aumenta el flujo sanguíneo y la oxigenación del corazón, y disminuye la actividad eléctrica del corazón para controlar la frecuencia cardíaca.

  Es importante advertir a tu neurólogo si padeces algún tipo de alteración cardiaca.

  Según nuestros datos y basándonos en el número de paciente que han utilizado el Verapamilo, que representan el 45 % del total de encuestados, el 37% consideran Efectivo o Muy Efectivo frente al 63% que consideran poco o nada efectivo su uso.

  Si lo hacemos diferenciando por tipología de CR los porcentajes de éxito de los CR Episódica se elevan hasta el 45% de estos (casi la mitad).

Resto de tratamientos preventivos habituales

Los más habituales y casi siempre en un orden cronológico de ensayo y error son (detallamos el porcentaje de uso en pacientes) :

El Topiramato (57%), el Carbonato de Litio (25%) y el  Valproato Sódico (Sin evaluar).

IMPORTANTE: Tanto el Litio como el Valproato sódico requieren de controles periódicos de analítica en sangre dada su toxicidad.

ESCALADA DE MEDICAMENTOS

Es MUY IMPORTANTE tomar la medicación tal y como la prescribe nuestro especialista y escalar las dosis correctamente.

Los tratamientos no se deben suspender bruscamente y se deben descender las dosis , habitualmente, en las mismas proporciones que se han escalado hasta la supresión total del tratamiento.